Pornografia infantil

Definición

Esta forma de maltrato a los niños, niñas y adolescentes es verdaderamente una de las más aberrantes de las mencionadas hasta aquí. Y para mal podemos afirmar que las imágenes y diferentes representaciones de abuso y explotación sexual a menores que existían ya antes de la popularización de Internet, se han multiplicado significativamente desde la década del 90, a partir de los bajos costos de las computadoras y de las telecomunicaciones. Facilitándose de esta manera la producción, distribución y posesión de este tipo de material.

Según lpeligroas Naciones Unidas, el Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía, define la pornografía infantil como: “cualquier representación, por cualquier medio, de un niño participando en actividades sexuales explícitas, sean reales o simuladas, o cualquier representación de las partes sexuales de un niño, cuya característica dominante sea la representación con fines sexuales”. (Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, 2000).

 


Características

El material, visual, textual o de audio, de esta naturaleza tiene el poder de incitar el abuso y la explotación sexual de un niño, y contribuye a la racionalización por parte de los abusadores de que utilizar a un niño con fines sexuales es “normal”. Dicho poder existe tanto si se usa un niño real para producir este material como si, por ejemplo, el abuso se ve en ilustraciones o imágenes generadas por computadora. (ECPAT International, 2005).

nmg01Es importante conocer que las personas que distribuyen, poseen o producen representaciones de abuso infantil no conforman un grupo homogéneo. Si podemos mencionar, que la gran mayoría son del sexo masculino, de diferentes clases sociales, culturas y profesiones. Podemos hallar gente de distintas edades que consumen este tipo de material, padres de familia o adolescentes; aunque en general son adultos. No todos encajan con las características ya mencionadas de un pedófilo.

Por medio de las distintas herramientas que brinda Internet, se van conformando grupos de personas interesadas en el sexo con niños/as. En estos ámbitos son comunes las representaciones de abuso de menores; lo que facilita el consumo, el intercambio e incita a la racionalización de este tipo de actividades. También sucede que a través de la red existen distintas comunidades virtuales donde se exhiben imágenes eróticas de niños y niñas, estas imágenes no son consideradas pornografía ya que no hay exhibición de genitales ni sexo explícito. De esta forma, jugando con el anonimato que les brinda Internet y la legalidad, se van organizando y sumando seguidores, aumentando la demanda e incrementándose las victimas, acrecentándose la explotación sexual de menores.

Los sitios Web que lucran con este material por lo general se hallan alojados por ISP ubicados en países donde las leyes relacionadas con las nuevas tecnologías y la explotación sexual de menores son débiles o no se aplican. Como así también, aquellos que consumen y pagan por este tipo de material, lo hacen por medios difíciles de detectar y rastrear.

Ir arriba


Consecuencias

nmg01Verdaderamente, los niños, niñas y adolescentes que son victimas de la producción de pornografía infantil sufren consecuencias físicas y psicológicas significativas. Los impactos varían según la capacidad del niño para hacer frente a estas adversidades, la naturaleza y la duración del abuso. También depende mucho de la edad de la victima y el grado de violencia física utilizada en su contra. En algunos casos los niños son drogados antes de ser abusados.

A raíz de este daño los niños, niñas y adolescentes pueden padecer dolor y traumas físicos. Depresión, baja autoestima, inquietud, hambre, agotamiento, dificultades para concentrarse, conductas agresivas e ira reprimida. Puede que se sientan culpables del abuso. Que les resulte difícil confiar en la gente adulta. En caso de victimas pequeñas puede que crean que es normal el abuso. Incluso en situaciones donde el abusador es un familiar, que les resulte renuente dar a conocer del abuso. (ECPAT International, 2005).

Los especialistas opinan que la existencia de imágenes de su humillación enmascara la violencia que han experimentado los menores y los hace aparecer como cómplices. Normalmente se obliga a los niños a sonreír, a parecer sumisos frente a la cámara. Lo que genera que la victima, el niño, posea temor a que se piense que permitió el abuso. Por lo general, los niños no reconocen haber sido victimas de pornografía infantil, puede que se sientan mejor si niegan la ocurrencia de hechos que le resultan difíciles de aceptar. (ECPAT International, 2005).

Un niño que sufre este tipo de daño es normal que sienta vergüenza o temor a ser reconocido por la sociedad, más aun, cuando se trata de victimas adolescentes. Esta situación se agrava notoriamente hoy en día con Internet. Dado a que les resulta imposible resolver el trauma, tomando el control de las imágenes y destruyéndolas.

Ir arriba


Metodología

Hasta el surgimiento de Internet generalmente las victimas de estas representaciones eran niñas. Pero en los últimos años comenzaron aparecer niños también. Por lo general las victimas de estas situaciones suelen conocer a su abusador o abusadores, siendo frecuente que sea alguien del entorno doméstico del niño como el padre, el tutor o algún pariente o allegado a la familia. (ECPAT International, 2005).

premg01Comúnmente el material pornográfico es producido con anterioridad y luego distribuido por Internet. Pero también sucede que mediante la utilización de las TIC, los consumidores y productores de pornografía infantil se organizan de modo tal de poder apreciar este tipo de hechos en vivo, gracias al uso de cámaras Web o streaming video. Puede que se pague dinero o se intercambie material entre los participes. (ECPAT International, 2005).

También sucede que los niños, niñas y adolescentes ponen en circulación material de ellos mismos posando de formas indebidas. Y en muchas ocasiones son tentados por supuestas agencias de modelos, siendo victimas de un engaño y terminando explotados sexualmente a través de la pornografía infantil. En Internet existen numerosos sitios que invitan a los jóvenes a enviar sus fotografías para publicitarlas e incluso ofertándoles trabajo de modelos. Hasta en algunos de estas páginas Web podemos encontrar enlaces a salas de citas para adultos. (ECPAT International, 2005). Asimismo ya hemos mencionado la estrecha relación que existe entre este tipo de acciones con el tráfico de personas y la pornografía infantil no es la excepción.

Hay que señalar que los entornos virtuales facilitan la formación de discretas redes sociales de personas interesadas en el sexo con niños. Ya sea mediante foros, salas de Chat, correo electrónico o redes de intercambio de archivo –redes P2P-. Estos grupos ofrecen un cierto apoyo social a sus miembros, lo que les permite racionalizar su interés sexual en los niños como legítimo y ser alentados. Dentro de dichos grupos, las imágenes de abuso son moneda corriente para los miembros y además les confieren status a los miembros.

Ir arriba


Para tener en cuenta

mg01Uno de los mayores desafíos al combatir los delitos relacionados con la pornografía infantil en el mundo, es que no existe en muchos países reglamentaciones que se refieran explícitamente a este tipo de hechos y mucho menos que rijan en el ciberespacio. Por lo general las representaciones que refieren a abusos de menores suelen formar parte de leyes nacionales o locales que tratan sobre la obscenidad y se concentran en el orden y la moralidad social en lugar del acto de violencia cometido contra el niño. Incluso donde existen leyes, su aplicación en el ciberespacio se ve puesta a prueba constantemente. (ECPAT International, 2005).

En Argentina se halla vigente desde el año 2008 la Ley 26.388 de Delitos Informáticos, la cual en su artículo 2do establece penas de prisión para aquellas personas que produzcan, publiquen, distribuyan, financien, comercien u ofrezcan cualquier representación de una persona menor de 18 años de edad en actividades sexuales explícitas. También se castiga la tenencia de estos materiales sólo cuando sea “con fines inequívocos de distribución o comercialización”.

Es dable destacar que la tenencia de pornografía infantil lamentablemente en nuestro país, Argentina, no es considerada como un delito. Salvo en los casos que la tenencia sea con fines inequívocos de distribución o comercialización.

Este punto genera muchas controversias. En el marco del trabajo concebido sobre el Tráfico de Niños, Pornografía Infantil en Internet y Marcos Normativos en el MERCOSUR, Bolivia y Chile del Instituto Interamericano del Niño de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Embajada de los Estados Unidos de América en el Uruguay, el Dr. Facundo Solano Salinas perteneciente a la Secretaría Nacional de la Niñez y la Adolescencia de Paraguay; entiende que la sola tenencia de pornografía infantil debe ser sancionada, porque así, se ataca la demanda. Por ello, es indiferente que la tenencia de pornografía sea con fines comerciales o gratuita, lo importante es la posesión intencional de pornografía infantil, lo que configura la tipicidad subjetiva dolosa, es decir que el individuo conoce que la pornografía infantil no puede ser poseída (aspecto cognoscitivo) y a pesar de este conocimiento quiere tener bajo su poder el mencionado material (aspecto volitivo).

Así también, esta más que claro que los actos privados y más aún los íntimos no son justiciables, es decir; no puede intervenir el Estado en ese ámbito, esto es un límite racional y un principio universalmente aceptado en todo Estado democrático respetuoso de los derechos individuales y de toda sociedad pluralista que se aprecie de tal. El pluralismo entendido como tolerancia tiene límites muy claros y uno de ellos es el principio “de no hacer el mal”, y la pornografía daña, afecta claramente el derecho de terceras personas, el derecho de los niños.

Además, en el preámbulo del Protocolo facultativo de la Convención sobre los derechos del niño, es muy claro sobre la necesidad de penalizar la posesión al expresar: “Preocupados por la disponibilidad cada vez mayor de pornografía infantil en la Internet y otros medios tecnológicos modernos y recordando la Conferencia Internacional de lucha contra la pornografía infantil en la Internet (Viena 1999) y, en particular, sus conclusiones en la que se pide la penalización en todo el mundo de la producción, distribución, exportación, transmisión, importación, posesión intencional y propaganda de este tipo de pornografía, y subrayando la importancia de una colaboración y asociación más estrechas entre los gobiernos y el sector de la Internet”.

Detrás de la fotografía de un niño en actividades sexuales, lo cual no es un hecho artístico sino la prueba de un delito, existen un sin número de derechos fundamentales que han sido violentados:

– Derecho a la integridad personal.

– Derecho a la imagen.

– Derecho a la dignidad.

– Derecho al desarrollo personal.

– Derecho a un normal crecimiento y evolución.

Ir arriba


Algunos estudios revelan

nros1No debemos ser inocentes y conocer que detrás del morbo de las personas que consumen, producen y distribuyen pornografía infantil, existe un gran negocio, oferta y demanda de este tipo de material. La industria de la pornografía infantil mueve anualmente 19.500 millones de dólares en el mundo y durante el año 2010 se registraron 69.850 niños abusados de entre 0 y 12 años de edad, según informo la Asociación Italiana Meter. (Vanguardia, 2011 Marzo).

Según este informe, se identificaron 13.766 sitios con contenidos de pornografía infantil, páginas Web, redes sociales, redes de intercambio de archivos P2P, inclusive correos electrónicos. El 80% de estos sitios tenían dominios genéricos (.com, .info, .net), el resto estaba identificado con dominios pertenecientes a diferentes países.

El 57% de las páginas Web pertenecían a países europeos, el 38% a naciones americanas, el 4% a países asiáticos, el 0,4% a países africanos y el 0,27% a estados de Oceanía. Rusia, EE.UU. y Hong Kong encabezan la lista de los países con más sitios hallados de pornografía infantil.

Durante el año 2010, se encontraron 315 espacios en redes sociales dedicados al intercambio de este tipo de material, en redes como Grou.ps, Ning, Facebook, Socialgo y YouTube. Los usuarios registrados, que accedieron a este material fueron 29.860, los que intercambiaron 9.750 fotos y 896 videos.

De acuerdo a un informe emitido por la Naciones Unidas en Septiembre de 2009, existen 750.000 pedófilos online. Más de 4 millones de sitios de pornografía infantil, de los cuales el 40% son gratuitos, o sea que el 60% no lo son. Con ganancias que oscilan los 20 mil millones de dólares anuales en el mundo.

No esta de más señalar que son reiterados los operativos en el mundo en la lucha contra la pornografía infantil. Así lo podemos denotar debajo en la imagen, donde se pueden apreciar reiteradas noticias al respecto. Lo cual, lamentablemente pareciera no alcanzar.

noticia7

 

Ver también otros peligros

Ir arriba

Compartir este contenido en...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter